Martes 23 de julio de 2024
Internacionales

Hombre le echó raticida a malta y envenenó a dos de sus hijastros

El repudio y el dolor es total en Soledad, Atlántico, por un terrible hecho que involucra a dos menores de…

Hombre le echó raticida a malta y envenenó a dos de sus hijastros
Facebook Twitter Whatsapp Telegram

El repudio y el dolor es total en Soledad, Atlántico, por un terrible hecho que involucra a dos menores de 7 y 5 años y a su padrastro, identificado como Sabel José Beleño Muñoz.

Al parecer, el hombre envenenó a los niños tras una discusión con la madre. Sobre el hecho se conoce que ocurrió la semana pasada y que, supuestamente, Beleño Muñoz aprovechó que la mujer no estaba en la casa, en el barrio Nueva Esperanza, para darles una Pony Malta con raticida.

Los menores aceptaron tomar la bebida por la que, además, Sabel habría ofrecido 2 mil pesos a quien la terminara primero. Adolfo Valega Gutiérrez, el niño de 7 años, fue quien se la tomó con más rapidez, mientras que su hermano decidió no seguir con la competencia porque le sintió un sabor amargo a la Pony, además, él le pedía al padrastro que mejor le regalara un helado.

Estos detalles fueron contados por el niño menor que permanece bajo observación médica, mientras que Adolfo murió unas horas después de ingerir la bebida.

Lee también: Muere niño de 10 años tras caer un árbol sobre su casa

También se supo que los malestares por el veneno aparecieron casi que al instante en los niños por lo que familiares los llevaron al Hospital La Misericordia de Soledad y luego fueron remitidos a la Clínica Isabel de Char, donde confirmaron la muerte de Adolfo.

Tras conocerse la posible responsabilidad del padrastro, una turba fue a la vivienda para tomar justicia por mano propia, pero no lo encontró. La Policía lo busca y, a su vez, trata de establecer cómo se dio la intoxicación.

Familiares de las víctimas exigen justicia pues están seguros que el padrastro es el único culpable de este aberrante caso.

Por otra parte, se conoció que una menor, de 10 años, hermana de los niños, también estaba en la casa, pero no tomó el refresco envenenado porque hacía un mandado.

Redacción / Con versión de La Opinión de Cúcuta

Temas:

Noticias Relacionadas